Cocina de aprovechamiento o el arte de reutilizar

manos removiendo una cuchara de madera dentro de una sartén vacía

Llevo un tiempo queriendo escribir sobre la cultura del aprovechamiento. Aunque se ha puesto de actualidad debido a la economía circular, su práctica lleva presente en la vida del hombre desde hace siglos de diversas maneras.

Sobre todo, me gustaría hablar sobre la  cocina de aprovechamiento  o cocinar con sobras.

Y lo que me ha impulsado, sobre todo, a sentarme delante del ordenador y plasmar lo que pienso al respecto, es que no coincido con una gran mayoría de recetas que me encuentro en Internet clasificadas como tal.

Ver esta serie documental emitida por HBO y titulada Chef Sin Desperidicio también me dio que pensar.

 

Breve introducción.

Empezaré diciendo que, para mí, desperdiciar cualquier cosa es inconcebible hoy día, ya sea dinero, tiempo, atención, agua, comida o lo que sea, tanto por sostenibilidad, como por respeto hacia los seres humanos que carecen de cualquiera de las cosas básicas necesarias para vivir con bienestar y calidad de vida.

Según la RAE , aprovechar es ‘emplear útilmente algo, hacerlo provechoso o sacarle el máximo rendimiento. Aprovechar algo lleva implícita la intención de no desperdiciarlo o tirarlo.

Por otro lado, reutilizar significa ‘volver a utilizar algo, bien con la función que desempeñaba anteriormente o con otros fines’.

El hombre, desde que vive en comunidad y, aún más, desde que comenzó la civilización, ha buscado formas de aprovechar los recursos de forma inteligente cuando han escaseado. Un ejemplo de ello es  cómo almacenaban agua  en zonas donde escaseaba o cómo aprendió a conservar alimentos: en salazón, ahumados, en conserva, fermentados, deshidratados, metidos en aceite o en vinagre, etc.

Aprovechar y reutilizar deberían ser prácticas habituales en la vida cotidiana humana igual que lo son en la Naturaleza. Debemos aprender de su eficiencia.

Otro ejemplo de aprovechamiento es la práctica de ‘espigar’ que consiste en que otras personas recojan todos aquellos cultivos que los agricultores y hortelanos han dejado en los árboles y en los huertos por diversos motivos después de la recolección.  Es muy habitual, dejar que se malogren.

Donde vivo, els llauradors, dejan apartadas y a la vista, las frutas y verduras que no han podido o no les ha interesado llevarse para que las aprovechen otras personas o los animales.

 

REutilizar, es una de las 7 R que más valor está cobrando.

Si hablamos de ropa y costura observamos cómo se ha puesto de moda en los últimos. años customizar prendas reutilizando retales y accesorios.

Cada día surgen más ejemplos de cómo reutilizar todo tipo de tejidos y prendas. Como este proyecto  impulsado por la diseñadora india Lakshmi Menon que empezó con mujeres rurales reciclando retales y ropa vieja y pasó a reciclar material de protección ( PPE) con el que hace colchones para personas sin recursos, sin hogar y pacientes de la pandemia.

‘La Casa De La Basura’ es un proyecto promovido por Arthur Huang  en el que se ha amueblado una vivienda con objetos y materiales reutilizados y reciclados.  Por ejemplo, cestos de fruta hechos con pantallas de smartphones y muebles fabricados con suelas de zapatillas. Puedes verla en este documental (a partir del minuto 42).

En Maastricht, Holanda, una asociación socio-cultural llamada FOODBANK recoge alimentos desechados por los supermercados y tiendas. Luego los cocina y ofrece comida a los visitantes que participan en sus actividades (minuto 38 del documental).

En nuestro país, en Murcia, existe un proyecto llamado FOODTOPIA  basado en la economía circular y también en la cultura del aprovechamiento.

Este tema me resulta muy interesante y suelo compartir contenido en este grupo de Facebook Compromiso ODS & Retail’ . Los encontrarás normalmente con el hashtag #ZeroWaste (por si te interesa echar un vistazo).

 

A lo que iba.

Retomando el tema sobre el que he estado reflexionando.

Para mí, cocinar con sobras es eso, preparar el menú del día con los restos de comida que tienes en la nevera junto a ingredientes que encuentres en tu despensa.

Ejemplo:

abro la nevera y veo verdura sofrita que sobró de una comida de hacía dos días (pimientos, berenjena y cebolla caramelizada). Y enseguida pienso en hacer unas empanadillas ya que en casa también había harina para la masa.

empanadillas caseras sobre un plato blanco

 

Lo que para mí no es cocina de aprovechamiento son esas recetas etiquetadas como ‘cocina con sobras’ y que cuando miras la lista de ingredientes compruebas que no tienes ni la mitad de ellos en casa.

Una receta con sobras suele llevar pocos ingredientes y suelen ser ingredientes básicos (de esos que siempre suele haber en ‘la despensa’).

Me parece estupendo que marcas de alimentos y organizaciones de todo tipo hagan campañas para prevenir el desperdicio alimentario, aunque a la hora de aprovechar alimentos y cocinar, la mejor guía eres tú mism@ y el sentido común.

En mi caso, fui de las afortunadas que lo aprendió en el hogar familiar. Mi madre era una artista aprovechando sobras y preparaba sabrosos platos con los restos de comida que dejábamos. Nuestros padres y abuelos conocían el valor de reutilizar recursos, materiales y alimentos.

En la cultura de consumo desmedido en la que estamos inmersos se nos ha hecho creer que cuantos más ingredientes tiene una comida más saludable es, qué cuanto más elaborado es un plato, mejor cocinero o cocinera eres, que cuanta más variedad en la alimentación, más calidad de vida. Según lo que se come, se asocia a la persona a un estatus social u otro: hay comida de ricos, hay comida de clase media y hay comida de pobres. Al igual que la ropa, la comida se utiliza como símbolo de estatus, poder y lujo.

¡Aunque tuviese todo el dinero del mundo, mi forma de cocinar y alimentarme apenas cambiaría!

 

Poco más que decir.

Si en vez de 5 ingredientes, sólo tienes 3 adelante. Si no te queda un ingrediente habitual para hacer una comida, prueba con otro que sí tengas.

Cocina menos cantidad para asegurarte que nunca sobre y cocina de forma más simple.

En la cocina, ‘menos es más’ también.

 

 

 

Broche de Oro.

Dejo para el final la interesante charla TEDX de chef Arthur Potts Dawson  quien diseña y crea restaurantes y supermercados sostenibles. En ellos se intenta reducir la generación de residuos todo lo posible, se reutilizan materiales y se emplean energías renovables.

 

 

 

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa
Comunicar EsLoMio

Comunicar EsLoMio

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa

Si piensas que podría gustarle a alguien más, comparte​