Cuento sobre la autoestima y la autoconfianza

cabeza de mujer con luz en el interior de su mente

Sé consciente de tu valía, de lo que realmente vales.

Autoestima y autoconfianza, no son lo mismo, pero ambas son igual de necesarias.

 

Había una vez un joven que se sentía muy poco valorado. Tanto era así que decidió visitar a un un sabio maestro budista: necesitaba comprender por qué se sentía así.

– Maestro- le dijo- siento que no valgo nada y que nadie me valora. Me siento como un inútil.

El maestro se incorporó y le respondió:

– Cuánto lo siento, muchacho. Pero antes de poder ayudarte, necesito que me ayudes a resolver un asunto . Después, te ayudaré a ti.

El joven volvió a sentirse mal. Una vez más, sus asuntos tenían menos importancia que los de cualquiera. Se sentía poco valorado de nuevo, pero no podía negarse a ayudar al maestro.

– De acuerdo- le dijo.

Entonces, el sabio se quitó un pequeño anillo que llevaba en el dedo meñique de su mano izquierda y se lo dio.

Acto seguido le dijo:

– Toma este anillo. Necesito venderlo así que ves al pueblo. Pero no lo vendas por menos de una moneda de oro. Coge mi caballo y llegarás enseguida.

El joven así lo hizo pero todos se reían de él al escucharle:

– ¿Una moneda de oro por esta baratija? ¡Este anillo no debe costar más de una moneda de plata…como mucho!

Un anciano incluso le ofreció un objeto de cobre además de una moneda de plata a cambio, pero la consigna del anciano era clara, y no iba a vender el anillo por menos de una moneda de oro. Al atardecer, desesperanzado, regresó a casa del maestro con su anillo.

– Lo siento maestro. Nadie quiso pagarme lo que pedía.

Y entonces el sabio le dijo:

– Bueno, no importa. Quizás primero deberíamos averiguar su valor real, ¿no crees? De ese modo sabremos cuánto pedir por él.  Haremos lo siguiente: toma el anillo  y visita al joyero del pueblo esta vez.  Pregúntale cuánto estaría dispuesto a pagar por él. Cómo experto en oro, sabrá con exactitud lo que vale este anillo. Pero no se lo vendas. Vuelve para contarme lo que te diga.

El muchacho así lo hizo. Le mostró el anillo al joyero el cual sacó su lupa y observó el anillo detenidamente.  Levantó la cabeza y le dijo al muchacho:

–  Puedes decirle a tu maestro, que le daré 57 monedas de oro por su anillo.

–  ¡57 monedas de oro!- exclamó el joven exaltado. No podía creer lo que oía.

– Sí, sé que es poco. Podríamos conseguir hasta 70 monedas de oro, pero necesitaría más tiempo. Ahora mismo, es lo que le podría dar.

El joven regresó entusiasmado a la casa del maestro.

– ¡Maestro! ¡No se lo va a creer! ¡El anillo vale muchísimo! ¡Nada menos que 57 monedas de oro!

Y el sabio asintió sonriendo. Le miró a los ojos y le dijo:

 

– Lo mismo sucede contigo. No todas las personas van a valorar lo que realmente vales.  Solo aquellos que puedan verte de verdad, ver cómo eres realmente, aquellos que como el joyero, sepan valorar.  No prestes atención  a lo que piense el resto.

 

logo letras comunicareslomio

»El universo está hecho de historias, no de átomos»
(Muriel Ruckeyser)
“Un cuento nos puede hacer pensar por qué estamos aquí. Un cuento nos puede sacudir y llevarnos a reconocer una nueva verdad, darnos una nueva perspectiva y una nueva manera de percibir el mundo”  (Ruth Stotler)
anagrama de comunicareslomio

Una versión más actual  😉

 

Era el día de la graduación de su hija.  El padre se acercó a ella y le dijo:

«Hoy te graduaste con honores.  Aquí tienes tu regalo  es un coche que adquirí con mucho sacrificio muchos años atrás. Tiene más de 50 años de antigüedad».

La hija se lo agradeció, pero le dijo a su padre que el auto era demasiado antiguo y que con él sería el hazme reír de sus compañeros/as ya que a ellos/as les regalaban coches último modelo.

El padre la miró pensativo y le dijo:

De acuerdo. Haz una cosa: llévalo a una tienda de coches usados y pregunta cuánto te ofrecen por él. También ofréceselo a tus amistades para ver cuánto te darían por él en sus actuales condiciones.

Así lo hizo. Cuando volvió le dijo a su padre que le habían ofrecido sólo  $1000 dólares porque era muy antiguo.

El padre miro a su hija y le dijo: “Entonces mañana llévalo a la casa de empeño y pregunta cuánto te ofrecen»

Al día siguiente la hija fue a la casa de empeño y volvió apesadumbrada ya que sólo le habían ofrecido  $100 dólares porque decían que era un auto que había sido muy usado.

La hija se marchó a su habitación un poco afligida ya que veía casi imposible poder invertir en un coche nuevo a la par que en sus estudios universitarios. Sólo contaba con el antiguo coche de su padre.

Pasada una semana, el padre le dijo a su hija que fuera con el coche a un Club de Autos Clásicos y lo mostrara.

Ella volvió a casa entusiasmada:

»Papá, me han ofrecido hasta 100.000 dólares por él. Resulta que es un Mustang Shelby Clásico Tt500, un coche muy valorado del que apenas quedan en el mundo.»

El padre la miró sonriente y dijo:

“Quería que aprendieses que, si no te valoran, es que estás en el lugar equivocado y con las personas equivocadas. Personas que no son capaces de ver quién realmente eres. Nunca te quedes en un lugar donde no te valoren por lo que eres.’’

 

Curso Autoescucha – Vive la vida en rosa (Valencia) 

Todas las claves para  ser mujer en el siglo XXI  y ser capaz de disfrutar de la Vida desde nuestra condición femenina

¡Descubre tu verdadero valor mujer! 

 

 

 

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa
Comunicar EsLoMio

Comunicar EsLoMio

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa

Si piensas que podría gustarle a alguien más, comparte​