Dance me to the end of love

hombre y mujer mirándose cara a cara

‘Dance me to the end of love: el amor en el que creo’

Breve relato para el Día de los Enamorados

Sigalia miró con apatía el escaparate de la tienda ,decorado para San Valentín, que había aparecido frente a sus ojos. No despertó en ella ninguna emoción ni sentimiento. Nunca había entendido porqué había que celebrar un Día de los Enamorados: ella sabía que las parejas que de verdad se aman, no lo celebran.

Esa tarde, mientras escuchaba a Chopin en la tranquilidad de su dormitorio, y leía uno de los libros que alternaba en ese momento, su mente empezó a divagar sobre cómo había ido evolucionando su idea del amor a lo largo de los años desde que era niña, en cómo había ido aprendiendo lo que es … y lo que no es : no se ama igual a los 20, que a los 40 que a los 50.

Pensó en cómo el cine y la literatura, desde bien jovencita, la habían ido conduciendo de la mano por el sinuoso camino del amor. Y lo habían hecho, todo hay que decirlo, mucho más que el ejemplo de sus padres. Habían sido muchas las historias y los personajes que la habían inspirado dando forma a su manera de entenderlo y practicarlo, cada una aportando un matiz diferente. Sin duda, existen novelas y películas que reflejen todos y cada uno de los matices del amor : imposible recordarlas todas. Sin olvidar esas canciones de amor que le habían conmovido el alma.

Sigalia no creía en Cupido y tampoco en la existencia de una ‘media naranja’ predestinada.

Recordó cómo en su adolescencia había leído y leído todo tipo de novelas románticas.

Realmente, no podía afirmar que no creyera en el amor romántico, pero sí pensaba que estaba sobrevalorado.

De repente, sin darse cuenta, cogió el lápiz que tenía en la mesita junto a su cama y un folio reciclado del montón que siempre tenía cerca y empezó a garabatear la conversación que estaba manteniendo con su mente. Cuando terminó, se dio cuenta que había dado forma a una especie de manifiesto que expresaba cómo veía ella el amor de pareja.

Decía así:

‘’Creo en un amor nacido a fuego lento, vivencia a vivencia, ‘a oscuras’ (sin la ilusión de lo aparente), paciente, tolerante, valiente, sereno, reflexivo, silencioso, resiliente, sempiterno, detallista, comprometido… Un amor como el que apunta la película ‘El amor llega suavemente’ (2003).

Creo que es imposible encontrar el amor verdadero junto a otra persona si no te conoces, respetas y amas primero a ti mismo tal y como refleja la novela ‘Dios vuelve en una Harley’ (1995).

Creo que entre dos amantes tan importante es la fidelidad, la confianza, la lealtad, el conocimiento y el compromiso como saber mantener encendida la pasión y avivarla cuando mengüe tal y como muestra ‘Don Juan de Marco’ (1994).

Creo en los pequeños detalles cotidianos que reflejan AMOR con mayúsculas sin pretenderlo: como que alguien conozca todas tus idiosincrasias, lo que te gusta y te sienta bien….y lo tenga en cuenta igual que sus propios gustos e intereses tal y como narra ‘El Amor tiene dos caras’ (1996),

Creo que a lo largo de la historia, en una gran mayoría de parejas y matrimonios duraderos y bien avenidos, el amor, no ha sido el motivo sino el resultado tal y como describe ‘Vuelve a amanecer’ (1948).

escena película Vuelve a amanecer 1948

Creo en el amor que nace de intereses y enfoques sobre la vida en común como les ocurre a Jim y Julie y en ‘Horizontes de Grandeza’ (1958).

Creo que la forma de enfocar y vivir el amor, como el buen vino, gana con los años (‘All you need is love’ 2012).

Creo más en el amor incondicional y terrenal de ‘Gabriel Oak’ (‘Lejos del mundanal ruido’ de Thomas Hardy que en el amor ‘cortés’ de Mr.Darcy en ‘Orgullo y prejuicio’ (aunque también me gusta).

Creo en el amor de la persona que te acompaña gustosamente, cada día, en el viaje de superación personal que implica vivir, como si el pasado no existiese y el futuro no importase (’50 primeras citas’ 2004).

Creo que el conocimiento, el auténtico deseo de conocer profundamente a alguien, conduce al amor y que un primer paso hacia él es la admiración (‘El velo pintado’ -2006-).

Creo que la amistad es imprescindible en una relación estable y duradera, en un amor auténtico (‘Cuando Harry encontró a Sally’ – ‘Love Rosie’).

Creo en el amor que te inspira a querer ser mejor persona cada día (‘Mejor imposible’).

Creo que a amar se aprende amando y así es como he aprendido.

Y justo mientras escribía ese último pensamiento, una melodía empezó a brotar de sus labios …

 

“No ser amado es una simple desventura; la verdadera desgracia es no saber amar” (Albert Camus)

 

¡Porque todos los días sean el Día de los enamorados!

 

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa
Comunicar EsLoMio

Comunicar EsLoMio

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa

Si piensas que podría gustarle a alguien más, comparte​

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *