Las cosas que más me gustan de la cultura japonesa

paisaje con montaña al fondo

Lo primero que quiero contarte, querido lector o lectora que me estás leyendo, es que no soy experta en cultura japonesa. Sencillamente me atraen algunas de sus tradiciones y prácticas. Valoro, respeto y admiro muchos de sus principios, aunque también hay cosas en ella que no me parecen positivas.

Imagino (no recuerdo cuándo ni cómo) que mi interés comenzó gracias al cine o la lectura, como tantas y tantas otras cosas en mi vida, Una de mis películas preferidas es ‘El Último Samurai’.  Suelo ver cine japonés de vez en cuando. Películas como Ramen o Una pastelería en Tokio, por citar algunas. Y una de mis preferidas: ‘Little Forest: primavera, verano, otoño, invierno’.

Mi intención, al escribir este post, es hacer un breve recorrido por algunos de los aspectos de esta cultura con los que más afinidad siento.

¿Me acompañas?

 

Japón y la Naturaleza.

Comenzaré compartiendo una de las cosas que primero me atrajo de la cultura del país del sol naciente: su relación con la Naturaleza.  Para los japoneses, el paso de las estaciones del año es algo importante. Están muy presentes en su vida cotidiana.

Kisetsu 季節 significa mucho más que las 4 estaciones del año. Los japoneses celebran cada cambio de estación y sus peculiaridades, ya que, según el sintoísmo, la Naturaleza tiene un carácter divino, y a ella se le debe respeto y adoración.

Está presente en su decoración, en su gastronomía e incluso celebran eventos relacionados.

Mottainai  (勿体無い) es una expresión japonesa que se refiere a no desperdiciar aquello que es valioso. Esta palabra expresa arrepentimiento cuando algo se tira como desperdicio sin aprovechar todo su potencial. Actualmente se ha puesto de moda con el tema de la economía circular y los ODS.

Los japoneses sienten veneración hacia los árboles.  Muestra de ello es que practican una técnica de silvicultura desde el siglo XIV llamada Daisugi gracias a la cual producen madera sin necesidad de talarlos.

La cultura japonesa, aún hoy día, venera a árboles y bosques considerándolos sagrados (dos tercios del Japón son bosques protegidos).  Esto es a causa del Sintoísmo una de las dos religiones mayoritarias en el país la cual venera a la Naturaleza. Dentro de ella, el himorogi reverencia al bosque y especialmente a las deidades que habitan en los árboles de grandes dimensiones.

Los bonsáis o los Jardines Zen son un ejemplo de la pasión de los japoneses por la jardinería.

 

Japón y el orden y la limpieza.

Otra de las cosas de esta ancestral cultura que admiro es su relación con el orden y la limpieza.

En Japón no existe el littering. Los espacios comunes se respetan y se cuidan. Desde niños, se les enseña el valor del orden y la limpieza a través de la práctica en la escuela.

La cultura japonesa es muy admirada por sus metodologías empresariales. En una de ellas, llamada las 5S, dos de las S son para el orden y la limpieza.

 

Minimalismo japonés.

Sasaki Fumio es famoso en todo el mundo (no sé si tanto como Marie Kondo) por su estilo de vida minimalista y por ser el autor de «Adiós a las cosas: El nuevo minimalismo japonés».

El origen de esta ideología se estableció en Japón de la mano del budismo Zen. Una de sus enseñanzas es el desapego hacia las posesiones materiales para poder alcanzar la felicidad.

La cultura japonesa se distingue por la simplicidad y el orden. El minimalismo japonés es la práctica de evitar lo superfluo y dar expresión a lo esencial. Forma parte de muchos aspectos de la cultura japonesa

 

La carpintería en Japón.

¿Conoces la carpintería japonesa? Tenemos aquí otra muestra del amor por el detalle y el trabajo artesanal de esta cultura. Sin tornillos y sin cola …¡todo un arte!.

 

 

Cultura y educación en Japón.

Otro aspecto destacable de este país es precisamente que la clave de su sistema educativo radica en su cultura. En Japón vale más la perseverancia que la inteligencia y el esfuerzo más que el resultado. Se valora más a quien persiste, se esfuerza y da todo de sí  que a quien tiene talento y habilidades naturales.
La aptitud y la habilidad no se consideran cualidades heredadas, sino adquiridas a través del esfuerzo y la disciplina.

La educación, tanto en el sistema escolar como en la familia, se centra en orientar y estimular el ‘gambaru’ entre niños y jóvenes.
Ganbaru 頑張る puede traducirse como esforzarse, perseverar, no rendirse, dar lo mejor de uno mismo, superarse. En Japón es más que una palabra, es una forma de entender la vida: la cultura del esfuerzo.

 

El valor de la experiencia en Japón.

En Occidente, a menudo se considera que son necesarias 10.000 horas de estudio para que una persona media se convierta en un experto en su ámbito.

En Japón, sin embargo, no se te considera un maestro en tu oficio hasta que hayas dedicado 60.000 horas a refinar tus habilidades. Entonces te conviertes en un TAKUMI o artesano.

Nobuo Okano es más que un artesano, es un mago que restaura libros antiguos con paciencia y mucho esmero.

 

El arte de señalar en la cultura japonesa.

Una peculiaridad de la cultura japonesa es el  ‘Yubisashi kakunin’  o el arte de señalar.

En Japón, señalar no es de mala educación, se trata de una técnica estandariza utilizada en los protocolos de seguridad.

Esta práctica es como una coreografía de gestos que tranquiliza y suaviza el tráfico de trenes, pero que también puede utilizarse en las rutinas cotidianas.

 

Habilidad manual.

También me resulta interesante la cantidad de artistas peculiares que alberga Japón. Son famosos los que se dedican a las miniaturas de todo tipo, por ejemplo, Tanaka Tatsuya. O Kishimoto Takehiro y sus esculturas de frutas y verduras. Pienso que este tipo de habilidades nacen al calor de una cultura que potencia la paciencia, los detalles y la habilidad manual.  Son muy habilidosos realizando dioramas.

 

Las artes marciales japonesas.

Este tema daría para escribir un libro, como suele decirse. Sólo diré que lo que más me atrae es la base espiritual de algunas de ellas. Suelo utilizar conceptos de algunas artes marciales como analogía a cualidades y actitudes mentales. Por ejemplo, practico una técnica llamada ‘aikido verbal’. Todo arte marcial basado en la defensa y no en el ataque me resulta interesante. Las artes marciales tienen como principal objetivo el desarrollo y dominio del espíritu y la energía aspecto clave sobre el que se sustenta el dominio del cuerpo.

 

 

El idioma japonés y la magia de las palabras.

Y para concluir, he dejado para el final hablar de su idioma a propósito: me encanta.

El idioma japonés describe situaciones y estados del ser humano que ningún otro idioma hace. Expresa una gran sensibilidad e introspección.

KOTODAMA = el alma que reside en las palabras

 

Me encantan palabras como:

Bushido (武士道) el camino del guerrero /   Aikido 合気道 el camino de la armonía de la energía vital / Samurái 侍 aquellos que sirven / Shoshinsha 初心者 el eterno aprendiz / Shoshin (初 心) mente de principiante / aware o mono no aware (物の哀れ)/ nankurunaisa (難来る無いさ)/ itadakimasu (いただきま)/ nagare (流れ)/ seijaku (静寂)/ henko ( へんこう )/ fudoshin (不動心)/ chowa (調和)/ tegewa (てげわ)/ datsusara (脱サラ)/ kintsukuroi 金継ぎ/金繕い / 浮世 / kansha 感謝 / Oubaitori 桜梅桃李 / Kaizen (改善) / Wabi-sabi (侘 寂) / mottainai (勿体無い )/ Yuugen (幽玄 ) / Gamán (我慢 ) / Ikigai (生き甲斐 ) / Shikita ga nai (仕方がない) / Kintsugi (金継ぎ ) / Omoiyari (思 い や り) Ganbaru (頑張る) = mantenerse firme / ukiyo (浮世) = olvidarse de las preocupaciones y vivir el presente (cultura del mundo flotante)

(voy a poner las traducciones …)

 

También me gustan el kimono, el sushi, el árbol nacional sakura, el origami, el té (tomarlo y la ceremonia que lo acompaña) y algunas cosas más.

Y hasta aquí mi recorrido por esta cultura.

 

Mata aou [また会おう] queridos lectores

 

 

“Dicen que Japón fue creada por una espada, dicen que los antiguos dioses hundieron una hoja de coral en el océano y cuando la sacaron cuatro gotas perfectas volvieron a caer al mar, y esas gotas se convirtieron en las islas de Japón. Yo digo, que Japón lo hicieron un puñado de guerreros valientes dispuestos a dar la vida por una palabra, al parecer olvidada… honor.”

(El Último Samurai)

 

 

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa
Comunicar EsLoMio

Comunicar EsLoMio

Para mí, la Comunicación es una herramienta indispensable para contribuir al cambio y desarrollo personal y socio-económico. Es el recurso estratégico más importante de cualquier organización e incluso de una persona.
Firme defensora de la importancia de mantener relaciones positivas en todos los ámbitos.
Seguidora del Triple Filtro de Sócrates a la hora de comunicar-me.
Puedes leer más sobre lo que escribo en

mi blog de empresa

Si piensas que podría gustarle a alguien más, comparte​